11 de septiembre de 2014

SUBIR EL MONTE FUJI

El Monte Fuji es un volcán de 3.776 metros de altura, es el pico mas alto de Japón y el símbolo Japonés por excelencia. En Junio de 2013 fue Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Subir a su cima es una actividad que reúne todos los años a miles de japoneses y extranjeros. Se dice que alrededor de 300.000 personas por año deciden subir al Monte Fuji.

Es una de las experiencias mas puramente japonesa que una persona puede vivir. De hecho los japoneses creen que es algo que deben hacer antes de morir. Y obviamente no podíamos estar en Japón sin vivir esta experiencia.

La temporada oficial solo dura dos meses, julio y Agosto. En esta época el Monte está sin nieve, no hace demasiado frío y todas las instalaciones y transportes funcionan.


PREPARATIVOS Y EQUIPO NECESARIO


Con el fin de disfrutar la excursión es importante llevar:

Calzado de Trekking, preferentemente resistente al agua. 
- Ropa adecuada para el frío y la humedad. Dry Fit e impermeable en lo posible. Es importante que sea ropa fácil de sacar y poner ya que las condiciones meteorológicas pueden cambiar rápidamente en la montaña. 
- Guantes.
- Linterna para la cabeza y pilas de recambio. 
- Agua (2 litros por persona) . 
- Alimento energético (bananas, barritas de cereal, frutas secas, etc), particularmente para las rutas donde hay pocos refugios. 
- Protección solar.
- Botellitas de Oxígeno para evitar el mal de altura.
- Palo de Trekking (nosotros compramos el que te venden antes de subir para poder traerlo con el sello de cada estación y tener un recuerdo). 

Subir no es complicado para alguien sin experiencia en trekking, ya que si bien en algunos puntos el camino puede ser resbaladizo o en pendiente, esta muy bien señalizado y en buenas condiciones. Eso sí, son muchas horas y a medida que vamos subiendo se nos hace mas difícil respirar. Por lo tanto es recomendable subir tranquilamente, sin prisa pero sin pausa. 

El Fuji esta dividido en 10 estaciones, las primeras 5 se suben en auto y desde allí se empieza a subir a los 2.300 metros de altura.


NUESTRA EXPERIENCIA



El 30 de agosto a las 9:10 hs, ya estábamos en el colectivo rumbo al Fuji compartiendo viaje con unos amigos. El pronóstico no daba buenas noticias, por lo tanto, estábamos bastante preparados para soportar el frío y la lluvia. A las 15 hs comenzamos el ascenso. Perdón por la calidad de las fotos pero no llevé mi cámara para evitar peso.  




  


El primer tramo del camino lo hicimos con mucha neblina, pero por suerte sin lluvia. Las condiciones no parecían buenas pero a medida que íbamos subiendo la neblina iba bajando y se iba despejando el panorama. Gracias a Dios, él sigue viajando con nosotros!



Comenzamos a subir muy contentos; charlando, riendo y disfrutando del camino. 





Poco a poco comenzó a oscurecer, la noche estaba perfecta; el viento en calma, la luna, el cielo estrellado y las luces. El Fuji parecía un árbol de navidad lleno de luces de los escaladores. Jamás imaginamos tanta gente!. La fila de personas era interminable, tanto que dificultaba un poco la subida. Parecía un vía-crucis religioso. 


Personas con sus luces iluminando el camino

A lo largo del camino te encontrás con refugios o estaciones preparadas para que la gente pueda comer algo y descansar unas horas durante el ascenso. 


Refugio de montaña

A las 20 hs llegamos a la estación número 8, donde hicimos noche. Noche es una forma de decir, ya que cenamos, nos acomodamos, nos acostamos y a las 00 hs ya estábamos levantándonos para seguir ascendiendo y llegar a ver el amanecer en la cima.

Cena y vianda para el desayuno

Hasta el momento la subida no se nos había hecho dura, luego el camino comenzó a complicarse debido a la pendiente, la cantidad de piedras, sumado a que era de noche, no se veía bien y además teníamos sueño. 

A medida que íbamos subiendo, en cada estación nos iban sellando el palo de escalar como señal que llegamos hasta allí. Y así, sello a sello, llegamos a la estación número 9, última parada hasta llegar a la cima. Ya estabamos a 3400 mts de altura. Se nos hacia mas difícil respirar y el frío se intensificaba. El esfuerzo se notaba cada vez mas. Por una milésima de segundo me pregunté ¿Qué hago acá?, ¿Porqué quiero hacer todo lo que hacen los Japoneses?. ¿Quién me mandó a mí a vivir esta experiencia?.

Cerca de las 4 am logramos llegar a la cima. Todavía faltaba para ver el amanecer así que entramos a un refugio y tomamos un cafecito renovador. 



Luego comenzó a amanecer y llegaron a mí todas las respuestas a mis preguntas, cuando desde la cima pude contemplar el sol naciendo, el mar de nubes y el cráter volcánico. Allá arriba estábamos nosotros, congelados por le frío, con mucho sueño pero FELICES!. 


Amanecer desde la cima del Monte Fuji

Amanecer desde la cima del Monte Fuji

Mar de nubes

Mar de nubes
  
Vista del cráter volcánico desde la cumbre
  
Vista del cráter volcánico desde la cumbre

Panorámica del cráter volcánico


Y así, felices comenzamos el descenso a las 5:30 hs. 


Nuestro descenso. Fila de personas que seguía ascendiendo.


Mapa de rutas de ascenso y descenso



Medio de transporte para bajar personas que no logran hacerlo por sus propios medios

Al contrario que la subida, la bajada se nos hizo eterna. Bajas en un zigzag interminable, en un camino lleno de pequeñas piedras volcánicas que hacen muy molesto el descenso. Cada 3 pisadas, 1 resbalas. No puedo creer todavía como no terminé en el piso. Ademas como estábamos muy cansados y casi sin dormir, la bajada se nos hizo tediosa e interminable. Ahí se siente de verdad la pendiente del volcán. Cerca de las 10 hs por fin llegamos al pie del Fuji, con mucho cansancio físico y sueño.

Día de llegada


Resumiendo, nuestra experiencia fue positiva. Teníamos una ilusión muy grande y gracias a Dios pudimos lograr llegar a la cima. Por suerte todo salió perfecto. No hay duda que será una experiencia inolvidable. Un día en el que estuvimos literalmente en las nubes. Pero como dicen: Es de sabios no repetir... y eso lo tenemos en claro. Es una experiencia que se vive una sola vez en la vida y no más. 



1 comentario:

  1. Muy buena experiencia aunque sea para no repetir. Me ha gustado tu relato.

    ResponderEliminar

¡¡Gracias por comentar!! Tu opinión me interesa mucho.